El coleccionista de libros

By Charlie Lovett

Amor y obsesión se unen en una historia sobre el enigma de Shakespeare.Tras l. a. muerte de su esposa Amanda, Peter Byerly, coleccionista y vendedor de libros antiguos, deja Estados Unidos y se retira del mundo. Nueve meses más tarde, Peter, instalado ya en una casita de l. a. campiña inglesa, se atreve por fin a entrar de nuevo en una librería de viejo. Mientras hojea un handbook del siglo XVIII sobre falsificaciones de escritores clásicos, encuentra entre las páginas del libro una acuarela victoriana que representa a una mujer idéntica a Amanda. Peter, obsesionado por averiguar quiénes fueron el autor y l. a. mujer del retrato, se embarca en una investigación que le permitirá resolver uno de los debates más controvertidos de los angeles historia de los angeles literatura: l. a. verdadera identidad de las obras atribuidas a William Shakespeare.El coleccionista de libros es una unique novela de misterio que nos lleva desde los angeles actualidad hasta el mundo de Shakespeare, pasando por los angeles Inglaterra del siglo XIX. Asimismo es un canto de amor a los libros destinado a hacer las delicias de todos los amantes de l. a. lectura. «Una fascinante novela de intriga literaria que te mantiene en vilo hasta su apasionante final.»

Show description

Preview of El coleccionista de libros PDF

Similar Fiction books

Djibouti: A Novel

Elmore Leonard, long island instances bestselling writer and "the hippest, funniest nationwide treasure in sight" (Washington Post), brings his trademark wit and inimitable type to this twisting, gripping—and occasionally playful—tale of modern day piracy

Dara Barr, documentary filmmaker, is on the most sensible of her online game. She's coated the rape of Bosnian girls, neo-Nazi white supremacists, and post-Katrina New Orleans, and has received awards for all 3. Now, searching for an even bigger problem, Dara and her right-hand-man, Xavier LeBo, a six-foot-six, seventy-two-year-old African American seafarer, head to Djibouti, at the Horn of Africa, to movie modern day pirates hijacking service provider ships.

They research quickly adequate that nearly nobody within the heart East is who he appears to be like. the main winning pirate, using his Mercedes round Djibouti, seems to be a very good man, yet his friend, an aesthetic Saudi diplomat, has doubtful connections. Billy Wynn, a Texas billionaire, performs mysterious roles because the temper moves him. He's promised his female friend, Helene, a nifty type version, that he'll marry her if she doesn't develop into seasick or bored whereas circling the area on his yacht. And there's Jama Raisuli, a black al Qaeda terrorist from Miami, who's vowed to explode anything enormous.

What Dara and Xavier need to come to a decision, in addition to how one can remain alive: may still they shoot the motion as a documentary or flip it right into a Hollywood function movie?

Ginny Gall: A Novel

A sweeping, eerily resonant epic of race and violence within the Jim Crow South: a lyrical and emotionally devastating masterpiece from Charlie Smith, whom the recent York Public Library has acknowledged “may be America’s such a lot bewitching stylist alive. ”Delvin Walker is simply a boy whilst his mom flees their domestic within the purple Row component to Chattanooga, accused of killing a white guy.

Light from Heaven (Mitford)

The 9th novel within the loved Mitford sequence, through the bestselling writer of At domestic in Mitford and Somebody secure with a person Good Father Tim Kavanagh has been requested to "come up better" greater than as soon as. yet he is by no means been requested to do the impossible--until now. The retired Episcopal priest takes at the revival of a mountain church that is been closed for 40 years.

Extra info for El coleccionista de libros

Show sample text content

Había permitido a Peter echar un vistazo a un manuscrito de l. a. biblioteca de Robert Cotton: un salterio del siglo XI magníficamente miniado que, según l. a. descripción latina, guardaba relación con los angeles catedral de Winchester y el obispo William de Wykeham. Nigel también había acompañado a Peter y a Amanda en una breve visita por el edificio: los angeles sala de catalogación, las zonas para investigadores visitantes, un laboratorio para analizar tinta y papel, y el de conservación que se parecía mucho al de Ridgefield. —Si alguna vez hay algo que pueda hacer por ti —había dicho Nigel mientras se despedían en las galerías públicas—, no dudes en llamarme. Dio su tarjeta a Peter y este se los angeles safeguardó en los angeles cartera. Siete años más tarde todavía seguía allí. Peter telefoneó a Nigel desde los angeles habitación del lodge a las nine. 05 de los angeles mañana. Vaciló a l. a. hora de presionar el último dígito, por su ordinary miedo a ponerse en contacto con los demás, pero se secó l. a. palma de los angeles mano en l. a. colcha y acabó de marcar. Nigel se acordó de él inmediatamente, y sin hacerle más preguntas aceptó proporcionarle lo que Peter le solicitaba. Naturalmente, este no había contado a Nigel toda los angeles verdad. Habría sido injusto obligar al bibliotecario a mantener ese secreto. —Tengo una primera edición del Pandosto —afirmó Peter—, que posiblemente no consta en ningún tratado. Nigel se ofreció a proporcionarle l. a. única pero incompleta copia de l. a. primera edición y un cotejador Hinman. El laboratorio, según dijo Nigel, estaría encantado de llevar a cabo el análisis de l. a. tinta y el papel. En pocos días tendrían los resultados. —Y Peter —añadió Nigel—, me alegra tener noticias tuyas. Hablé con Francis hace unos meses y parecía preocupado por ti. �Estás bien? Peter se quedó sorprendido ante el tono de prudente consideración con que el bibliotecario formuló l. a. pregunta. Ciertamente había dado importantes pasos en los últimos días: había entablado conversación con completos desconocidos de manera intencionada, había regresado al mundo del libro y permitido que una nueva pasión lo arrancara de su guarida secreta. Pero decir que estaba bien… eso period ir demasiado lejos. Al cabo de una larga pausa, contestó los angeles pregunta lo mejor que pudo: —No lo sé. l. a. vacilación de Peter antes de marcar el número siguiente fue considerablemente más larga. Aunque siempre había detestado telefonear a cualquiera que no fuera Amanda, al menos sabía que Nigel se mostraría receptivo con sus preguntas. No estaba tan seguro en el caso de Liz Sutcliffe; todo lo contrario, de hecho: necesitaba preguntarle algo a lo que ya se había negado a contestar. Después de diez minutos de estar sentado en l. a. cama mirando los angeles tarjeta de Liz, renunció a planear lo que iba a decirle y marcó el número, recordando los angeles manera en que ella le había sonreído mientras comían el vindaloo. scanó una mezcla de sobresalto y alivio al oír l. a. voz de Amanda. —Le caes bien —dijo Amanda—. Estará encantada de oír tu voz. Peter creyó que quizá lo estaba alentando a hacer algo más que una uncomplicated llamada telefónica, pero antes de que pudiera responder a Amanda, Liz cogió el teléfono.

Download PDF sample

Rated 4.82 of 5 – based on 6 votes